¿QUE ES Y COMO SE MATERIALIZA UN INFORME PERICIAL EN EL USO DE LA FUERZA?

 

El uso de la fuerza policial siempre ha estado y estará sujeta a controversia, interpretaciones y connotaciones que, según múltiples factores, pueden dar lugar a diversidad de opiniones, conclusiones y, en definitiva, sentencias, tanto condenatorias como absolutorias.

La visión profesional del uso de la fuerza es primordial para esclarecer puntos que a ojos de personas no versadas y expertas en el tema, podrían confundir hechos, datos y decisiones que darían lugar a una interpretación de los hechos confusa, y en algunos casos, engañosa con el consiguiente daño jurídico al policía imputado.

Años de estudio, entrenamiento, aplicación diaria de las tácticas y técnicas policiales, constatación real de su aplicación en intervenciones, análisis posterior, y un largo etcétera de factores que dan autoridad y experticia al grupo de peritos en el uso de la fuerza que realizan un informe con la vertiente profesional, especializada, experta y concreta de los hechos en los que se aplicó y que ahora es causa de enjuiciamiento.

 

La conclusiones derivadas del escrutinio del grupo de peritos son entonces consideradas por un letrado con experiencia y visión policial que sabrá incardinar los fundamentos de derecho que asentará el marco jurídico de la actuación.
Un Juez es un experto en Leyes; pero no tiene conocimientos en el uso de la fuerza, si no en dirimir si esta se aplicó dentro del marco legal. El asesoramiento de un experto en el uso de la fuerza dará una visión totalmente real, concreta y veraz de:

*La táctica que se diseño en la actuación
*La técnica que se empleó para el control de la situación
*Los elementos de dotación usados
*Las circunstancias del entorno
*Las circunstancias de terceros
*Las acciones de las personas/s a las que se aplicó la fuerza
*Los efectos psicofisiológicos que se tuvieron en la acción en todas las partes y que dieron la base para las acciones anteriores, actuales y posteriores de las acciones, tanto del uso de la fuerza como de las consecuencias de su aplicación.
*Estudio de los elementos de dotación empleados (o de los que pudieran haberse empleado de haber tenido), además de la formación de los mismos.
*Análisis de las acciones motores dentro de las distancias y elementos urbanos y domésticos donde se desarrolló la acción.
*El análisis exhaustivo y pormenorizado del global de los puntos anteriores con las conexiones entre ellos que dará una conclusión final tanto en la parte consecuente (qué es lo que produjo al hacerlo) como de la posible (qué es lo que se hubiese evitado o provocado en caso de no hacerla).

 

Todos estos datos se congregarán en un informe entendible, con base científica y demostrable que podrá ayudar a los juristas a discernir las circunstancias reales del uso de la fuerza aplicada desde una perspectiva global, que es la que da la consecuencia final de la misma y por tanto altamente importante, y no tan solo la concreta y específica, en muchas ocasiones parcial y sesgada.

Con el informe pericial, el letrado tendrá los elementos concretos, reales y demostrables del conjunto de los hechos que derivaron en la aplicación del uso de la fuerza, es decir, que no sólo tendremos el cómo, si no el por qué, base de la creación del estado de necesidad.  Con ello, se estructurará los fundamentos de derecho para la defensa del agente, es decir, esgrimir la motivación como explicación del proceso lógico desarrollado durante la narración de los hechos fácticos.
Instrumento que sirve de enlace para demostrar que unos acaecimientos, inicialmente presuntos han sido realmente realizados y que conllevan la solución del caso así como garantía de que el agente o vigilante imputado eligió por una opción no arbitraria, sino que la misma encuentra respaldo en diferentes disposiciones de nuestro ordenamiento jurídico.
En los mismos trataremos la dimensión fáctica, concretando los rasgos primarios del derecho a través de resultado de la acción humana dentro de una actuación conflictiva, incardinando el derecho en una realidad social y cultural dentro de la actuación policial.
En lo alusivo a la dimensión normativa, el relato fáctico-pericial contendrá una especial característica que lo distinguirá de su incardinación en el tipo penal imputado, tratando de llevar la acción enmarcada dentro del ordenamiento previsto y por lo tanto, poniendo de manifiesto su ductibilidad a la norma y directriz conductual.
Y por último, la dimensión valorativa “conforme legem”. Ya que ésta se torna aneja a la dimensión normativa al exigir la existencia de una norma jurídica apoyada en la selección valorativa de las conductas objeto de litigio, las cuales habrá que vertebrar como de obligado cumplimiento por parte del actor, según los casos, obviamente.

Ergo, a modo de conclusión, se indicará cuando el acto se engloba dentro de lo que la norma jurídica impone, obligando  a la materialización de una conducta sobre otra, implicando el porqué el policía o vigilante ha considerado la adopción de la conducta del facto y no de otra, y exponiendo la razón por la cual su actuación adquiere legitimidad en base a unos criterios que supondrán la génesis de su ductibilidad a la norma vigente.

TDPE®.

Logo TDPE

 

Uso de la fuerza.

COLECTIVOS

FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD

SEGURIDAD PRIVADA

FUNCIONARIOS DE PRISIONES

OTROS

Servicios

PENAL

SOCIAL / LABORAL

CIVIL

CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO

Contacto

Puede contactar con nuestros servicios, a través de uno de los siguientes medios:

Dirección: C/ Bulevard Louis Pasteur, Nº 5, Bloque 3, Piso 2º-1, 29010 Málaga
Teléfono: 951-95-00-11 / 952-10-90-22
FAX: 952-62-94-08
E-mail:asistencia@mnjuridico.com